Dudamos que exista alguien que no conozca este maravilloso Pueblo Mágico, y si no lo conoces, al menos recordarás haber escuchado de él, o seguro has visto su nombre escrito en alguna botella de sidra de manzana; pues sí, Zacatlán es la cuna de la sidra, además de ser uno de los mayores productores de manzanas; por ello, muchos le agregan este fruto al final de su nombre.

Zacatlán de las manzanas no solo es popular por la sidra y la manzana, si no también por todas las maravillas que tiene, sobre todo porque la neblina predomina y llega de repente, y de igual modo desaparece para impresionar a todos, creando una atmósfera impresionantemente mágica y misteriosa.  

Sus lugares turísticos impresionan a cualquiera, destacando el mirador de la Barranca de los Jilgueros; una impresionante vista hacia un paisaje bellísimo, además de que es posible que sientas algo de temor al estar parado ahí, porque su enorme mirador es de cristal, creando una atmósfera aún más impactante.

Sin duda lo que representa a Zacatlán es su reloj floral y las Piedras Encimadas, siendo el primero, una construcción de la empresa Relojes Centenario, tocando bellas melodías a determinadas horas del día, por otro lado, el valle de las Piedras Encimadas sorprende a cualquiera, es como un set de una película de suspenso, sobre todo cuando la neblina hace su aparición. 

La magia del pueblo de Zacatlán no solo está en sus calles, también en sus tradiciones, como la Feria de la Manzana, un tributo a este fruto que tanto caracteriza al Pueblo Mágico, llenando el lugar con música, fiesta y danzas; aunado a esto, el danzón no puede faltar, sobre todo porque a sus pobladores les encanta bailar, ver y admirar este bello baile lleno de romance.

Así es “Zacatlán de las manzanas”, un bello pueblo lleno de magia, tradición y emociones únicas.

#PasseandoPorMexico

Compartir: