Testigo del día de la Independencia de México, donde el cura Don Miguel Hidalgo y Costilla dio el Grito de Dolores, y que al día de hoy nos encanta con sus monumentos, jardines y museos, mostrando nuestra historia en todo su esplendor.

Pasear por sus calles adoquinadas transmite una vibra tanto de tranquilidad, como de mucha curiosidad, permitiendo conocer la mayoría de sus lugares turísticos con facilidad, pues se encuentran muy cerca uno de otro. Para conocer sobre la historia de este pueblo y de los comienzos de la Independencia de México es fundamental ir a todos los museos con los que cuenta, como el Museo del Bicentenario, el cual contiene 827 piezas de la celebración del Centenario de la Independencia de México, donde destacan el programa y el menú originales de los festejos del Centenario ofrecidos por Porfirio Díaz; el Museo Casa de los Descendientes de Hidalgo, en donde se relata la historia de su familia e hijos, así como algunos acontecimientos durante su vida como sacerdote, también el Museo de Sitio Casa de Hidalgo, que precisamente fue el hogar de este personaje y donde hoy descansan sus restos.

 

 

 

Cómo perdernos el esplendor de la arquitectura churrigueresca, gótica y grecorromana de la época de Independencia, encontrándose en los tres principales templos religiosos, la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, construida con cantera rosa labrada; fue en su atrio donde se realizó el Grito de Dolores para dar inicio a la Guerra de Independencia; la Parroquia de la Asunción, hecha también de cantera con una fachada y una combinación de estilos grecorromanos, gótico francés y dórico, albergando a la patrona del pueblo; y el Templo de la Tercera Orden, que es el recinto religioso más antiguo del Pueblo Mágico. Además de estos, el monumento a los Héroes de la Independencia y a la bandera, así como el mausoleo de José Alfredo Jiménez, que despiertan el interés de quienes caminan frente a ellos, haciendo inevitable tomarse una foto junto a ellos.

Qué mejor que descansar en el Jardín del Grande Hidalgo, en el parque la Alameda o en el Jardín de los Compositores Dolorenses, siendo este último el lugar perfecto para escuchar y contratar mariachis, así como para disfrutar una deliciosa nieve y comprar una bella artesanía. Sin duda este Pueblo Mágico nos sorprende por su historia, pero para aquel que desee verlo en todo su esplendor, la mejor época es septiembre, cuando se lleva a cabo la Feria de las Fiestas Patrias conmemorando la Independencia de México, celebrada con juegos mecánicos, puestos de comida y artesanías, conciertos en vivo y sorprendentes fuegos pirotécnicos, estas fechas lo hacen aún más especial, mágico e increíble.

Experiencias mágicas de pueblo en pueblo #PasseandoPorMexico

Compartir: