Al caminar por las calles de Pahuatlán, podrás observar, oler y tocar las tradiciones del pueblo, tal es el caso de las artesanías, las cuales no solo sirven para deleitar la vista, sino también para comprender y admirar el esfuerzo que se realiza para conseguir tan bellas piezas. Unas artesanías muy especiales son las elaboradas de papel amate, (en náhuatl: ámatl) un papel vegetal, las cuales proviene de tiempos prehispánicos, pues antes las utilizaban como ofrenda a sus Dioses, fabricadas especialmente en el pueblo de San Pablito, una comunidad muy cercana al Pueblo Mágico de Pahuatlán.

Las múltiples artesanías de papel amate, son la principal actividad económica de esa comunidad, su realización consta de producir un tipo de papel por medio de un proceso muy elaborado, este es creado por medio de la quema de la corteza de ciertos árboles muy especiales para poder obtener una pasta que se prensa manualmente con piedras sobre la madera y lo dejan secar. Con este papel se realizan diferentes tipos de artesanías como lámparas, libretas, tapetes, y hasta cuadros de La Última Cena de Jesús, o figuras de Dioses como el fuego, agua, tierra o la madre naturaleza, convirtiéndolo en un gran símbolo del Pueblo Mágico, por ser un producto 100% artesanal.

Desde el siglo III y hasta el día de hoy, existen talleres en las casas de las personas que habitan esta comunidad, donde realizan este producto con distintos acabados en diversas artesanías. Siempre los turistas buscan el papel amate para apoyar y beneficiar a esta comunidad, sin duda el mejor lugar para encontrarlo es San Pablito, la cuna del papel amate, donde además de encontrar estas artesanías se puede tener la experiencia de su fabricación en alguno de los talleres; ahí aprenderás el proceso completo de su elaboración y conocerás el gran valor que tiene.

Compartir: