Cuántas veces nos hemos maravillado al ver algún traje típico, sin duda nos preguntamos qué es lo que significa cada pieza o si es simple ropa de alguna época, pero la realidad es que cada traje de cada región es sin duda un símbolo y una representación de su forma de vivir, sus costumbres y sus tradiciones. Tal es el caso del traje de Atlixco, teniendo como inspiración la elegancia de la época colonial del Porfiriato, inspirándose principalmente en la influencia francesa y española, porque según se dice, los pobladores atlixquenses al ver llegar a los extranjeros, se quedaron maravillados con sus vestimentas, decidiendo copiar sus atuendos, pero agregando un toque indígena y haciéndolos más funcionales para sus actividades diarias.

 

El traje de la mujer es llamado La China Atlixquense, consiste en una falda con pastelones (tablones de tela) que eran la moda en aquella época, y que para diferenciarlos fueron colocados en los extremos de la enagua. Para que no se transparentara la falda se utilizaba un fondo de refajo que antes era de deshilado y hoy es de encaje y alforjas. Para cubrir la parte alta del cuerpo se utiliza una blusa recatada de seda de medio olán y brocados, o bien, una camisa con incrustaciones de chaquira, con bordado a gancho en las mangas y parte del pecho, si se usa la blusa con las mangas bordadas se coloca en la espalda una mascada de tela fina y delgada, traída de Europa, con bordado deshilado y dobladillo hecho a mano. Como accesorios se usan aretes y collar de plata, y el peinado consiste en trenzas colocadas en forma de 8 en la parte de la nuca, ajustadas con peinetas de carey.

El traje del hombre se llama Los Charros de a Pie, este traje es una mezcla de la vestimenta de los españoles y los atlixquenses, consiste en pantalones de lana a rayas, una camisola sin botones con la parte de abajo metida en el pantalón y una faja amarrada en la cintura para hacerlos tener el porte de “palomo” es decir, con el pecho en alto; se coloca un paliacate alrededor del cuello, éste porque se usaba para quitar el sudor al estar en el campo, y otro paliacate alrededor de la cabeza para quitar el sudor de la frente. Como sombrero pueden utilizar de dos tipos, uno de palma y otro de pelo de conejo con copa de piloncillo o zapatista, agregando como accesorio al traje, un morral de ixtle para el campo y una botella adornada con flores y papel picado, esto porque ahí transportaban sus alimentos para consumir en el descanso del arduo trabajo.

Como se nota, los trajes no solo eran utilizados para fiestas o una celebración importante, sino para su día a día, las mujeres con ropa cómoda que la hiciera sentir segura para poder cuidar y ver su casa, y los hombres con ropa cómoda y fresca para su gran labor en el campo. Vivir es recordar, y qué mejor manera de hacerlo que con estas maravillosas prendas que recuerdan a cada habitante de Atlixco el esfuerzo que realizaron sus antepasados para convertir a su pueblo en lo que ahora es.

Conociendo la cultura méxicana #PasseandoPorMexico

Compartir: