Seguro que al visitar el pueblo de Tlatlauquitepec y preguntar por algo rico para comer, los tlayoyos serán la sugerencia de todos los habitantes. Este peculiar platillo deriva de su nombre original ‘Tayoyo’ que proviene de los vocablos náhuatl “Taol” que significa maíz y “Yotl” que significa corazón, o sea ‘corazón de maíz’ es por eso que hoy se conoce como “Bocado del Corazón”. Este platillo era realizado por los aztecas para obtener las proteínas del gorgojo que contenía el frijol, el cual era agregado a la tortilla, convirtiendo a los tlayoyos en un exquisito manjar prehispánico que aún podemos degustar.

En la actualidad, los tlayoyos son una tortilla gruesa de forma ovalada con diferentes rellenos, el más popular es el de alverjón, este se pone a medio coser, se lleva al molino de nixtamal a moler con hoja de aguacate y chile, para después sazonar con manteca y sal. Podrás encontrar una gran variedad de rellenos para los tlayoyos, como queso, frijoles, chicharrón o papa, donde experimentarás una explosión de sabor.

Este manjar del pueblo es tan popular y especial que cada año se realiza el Festival del Tlayoyo, donde muchos negocios que se dedican a su venta exponen sus productos, enseñando su realización, una prueba gastronómica y al final la venta de ricos tlayoyos. Además, es costumbre reciente realizar el Concurso de Tlayoyos, donde muchas mujeres del Pueblo Mágico y de los alrededores participan preparando sus platillos con sus propios rellenos y sazones. 

Todo esto suena interesante, ¿verdad? ¡Pues sí lo es! El ver como la gastronomía prehispánica perdura al pasar de los años es sorprendente, sobre todo por los toques especiales que les brinda cada persona a sus propios guisos y con ello, a sus tlayoyos. 

No te pierdas de este delicioso platillo lleno de historia, cultura y tradición, solo en el Pueblo Mágico de Tlatlauquitepec, Puebla.

Experiencias mágicas de pueblo en pueblo #PasseandoPorMexico

Compartir: