Adentrándose entre valles y barrancas, podrás encontrar un maravilloso lugar con calles empedradas, tejas rojas y un delicioso aroma a pan café, se trata ni más ni menos que del bello Pueblo Mágico de Pahuatlán, un hermoso lugar lleno de cultura, tradición, gastronomía, artesanías y una arquitectura impresionante. Su ubicación marca la entrada al Totonacapan, un área cultural de la civilización totonaca, que es uno de los símbolos de los voladores, quienes emprenden el vuelo en un palo de 30 metros de altura y danzan para pedir la fertilidad de sus tierras; esta es una de las tradiciones indígenas que aún se conservan, además de las figuras de los brujos que ayudan a aliviar males y sanar el espíritu. 

Pahuatlán se conforma por sabores exquisitos y amor a lo que cocinan, prueba de ello es el exquisito café cultivado en esas frondosas tierras, la salsa de chicales, que son unas hormigas rojas gigantes cocinadas con recetas ancestrales, o el pan de granillo, un pan en forma ovalada y alargada, creado con la receta que se ha pasado por 5 generaciones. 

Además de sus exquisitos sabores, Pahuatlán tiene una variedad de artesanías dignas de apreciar y de llevar hasta tu hogar, pero el que sobresale es el papel amate, un material con diseño, elaborado y pintado a mano, que se utiliza para crear libretas, tapetes, lámparas y mucho más, mismo que era usado como ofrenda para los dioses, elaborado en San Pablito.

En cuanto a su arquitectura y sitios turísticos, sobresale la Parroquia de Santiago Apóstol, una construcción de más de 400 años, edificada por los frailes agustinos, donde se realizan las principales celebraciones durante la fiesta patronal del señor Santiago Apóstol; el lugar imperdible es el puente colgante Miguel Hidalgo y Costilla, un puente de 60 metros de largo que anteriormente era utilizado para el paso de los animales y productos de los Nahuas y Otomíes. Para contemplar todo Pahuatlán y sus alrededores el lugar ideal es el mirador Ahíla, ubicado a una altura de 1800 metros sobre el nivel del mar, donde podrás contemplar el inicio del río San Marcos, la zona náhuatl y la comunidad otomí. 

 

Todo eso y más podrás encontrar en este maravilloso pueblo, perfecto para una travesía completa y llena de experiencias de todo tipo; pero lo que realmente hace mágico a Pahuatlán es su gente amable, con una sonrisa siempre en su rostro.

Experiencias mágicas de pueblo en pueblo #PasseandoPorMexico

Compartir: