Hablar del Pueblo Mágico de Chignahuapan, es referirnos a la belleza de las tradiciones. Por donde se voltee se podrá ver una bella arquitectura de muros recios con techos de madera o teja, recordando su pasado, así como la arquitectura mudéjar del kiosco, la arquitectura contemporánea de la Basílica de la Inmaculada Concepción y la imagen de 12 metros de altura de la Virgen de la Inmaculada Concepción. 

En plena calle podrás encontrar una infinidad de curiosidades, cultura y tradición, una representación de esto es la realizada por los pobladores, quienes interpretan sus danzas tradicionales o rituales prehispánicos, donde se visten con bellos trajes, o con penachos y taparrabos, inclusive podrás ver una demostración de cómo era el juego de pelota en la época prehispánica, ¡quedarás sorprendido! 

Para llevarte un pedacito de la cultura de Chignahuapan, puedes recorrer las tiendas de artesanías con una infinidad de productos, destacan las esferas, realizadas con infinitas formas y colores en más de 200 talleres, te sorprenderá la infinidad de figuras que hacen. Seguro que aquella que imagines los artesanos ya la tienen. 

Por si fuera poco, la naturaleza se hace presente en la presa de Cuautelolulco con un aspecto muy similar a un lago canadiense. En las Cascadas Quetzalapan de 100 metros de altura, y en la laguna de Chignahuapan, escenario del tradicional Festival de la Luz y la Vida, donde la gente del pueblo se reúne para celebrar en la noche de día de muertos a sus familiares fallecidos.

Todos los lugares de Chignahuapan llenan de gozo a quien los recorre, sobre todo porque podrás disfrutar de la amabilidad de su gente, admirar la naturaleza y el paisaje, tomar increíbles fotografías, comer algo rico y realizar diferentes actividades en compañía de tus amigos o familia.

Experiencias mágicas de pueblo en pueblo #PasseandoPorMexico

Compartir: