SE ABRIÓ LA TIERRA Y SURGIÓ UN VOLCÁN: El nacimiento del Paricutín

/
exodus exodus exodus +110

Un 20 de febrero igual que hoy, pero en el año de 1943, el suelo se abrió ante las miradas asustadas de los habitantes de San Juan Parangaricutiro, en Michoacán. De hecho, quien contempló este fenómeno en primera fila, fue el campesino Dionisio Pulido, que trabajaba su maizal cuando escuchó que de la tierra brotaban ruidos extraños; empezó a salir humo, y para la tarde ya ocurrían pequeñas explosiones.

Desde quince días antes había temblado de forma constante, pero ¿quién se iba a imaginar que se hallaban ante el nacimiento de un coloso? El volcán Paricutín.

Este evento fue tan relevante en la historia, como impactante para quienes lo presenciaron. ¿Te gustaría saber más al respecto? ¡Quédate, que aquí te contamos un poco!

LEE TAMBIÉN: Kikapú, un pueblo que conserva su identidad en Melchor Muzquiz 

imagen

El único volcán con dueño

Su nombre proviene de la lengua purépecha “Parhíkutini”, que significa “lugar al otro lado”; y se encuentra muy cerca de Morelia, la capital michoacana. Qué miedo ¿verdad?

Los eventos tan extraños ocurridos el 20 de febrero de 1943 conmocionaron al pueblo; había incertidumbre, preocupación y mucho miedo entre los lugareños. Sin embargo, pronto las autoridades determinaron que se trataba del nacimiento de un nuevo volcán. Y esta zona, que usualmente pasaba desapercibida, de pronto llamó la atención de científicos y curiosos.

Tan solo el primer día, el Paricutín alcanzó los 30 metros de altura –¡¿te imaginas?!–, y a los tres días esta medida ya se había duplicado. Al principio no generó tantos daños, ya que se encontraba en las tierras de Dionisio Pulido ¡de ahí que sea el único volcán en el mundo con dueño! Sin embargo, pasados unos cuantos días, la gente se vio obligada a evacuar la zona: San Juan Parangaricutiro y varios pueblos aledaños quedaron sepultados bajo lava y cenizas.

Los flujos cenicientos oscurecieron por años el paisaje de la Meseta Purépecha, e incluso llegaron a la CDMX. En cosa de doce meses, medía 336 metros, hasta que alcanzó su altura actual: 424 metros. La actividad cesó repentinamente para 1952, pero ya había marcado por siempre la historia de México.

LEE TAMBIÉN: ¿Quién fue realmente el Tigre de Santa Julia?

imagen

¡Visita el Paricutín, lugar histórico!

A pesar de todos los estragos que ocasionó para los habitantes del pueblo, no todo fue terrible. Este evento natural permitió por primera vez en la historia de la humanidad documentar el ciclo completo de un volcán: cada una de sus fases, desde su aparición hasta su muerte.

De hecho, en aquel momento, la vulcanología aún no existía como campo independiente de estudio, pues pertenecía a la geología o a la sísmica. ¡Pero hoy en día es una disciplina completa! Y el nacimiento del Paricutín fue lo que marcó un antes y un después para conseguirlo.

En la actualidad, este volcán es considerado una atracción turística importante, pues le gente acude a contemplar el panorama, caminar por los campos de lava solidificada, y presenciar una especie de Pompeya mexicana. ¿Qué opinas acerca de esto? ¿Conocías la importancia del Paricutín? ¿Lo has visitado? Cuéntanos en la sección de comentarios tus impresiones ¡te estaremos leyendo!

DESCUBRE OTROS SITIOS FASCINANTES Y LLENOS DE HISTORIA EN MÉXICO:

Los Atlantes de Tula, auténticas maravillas en Hidalgo

¿Mexcaltitán es el mítico Aztlán? 

Seis pueblos fantasmas en México

Hay un OVNI en Atlixco... ¡conócelo! 

imagen
imagen



Búscanos en redes sociales