Cincalco, un portal al inframundo oculto en Chapultepec

/
exodus exodus exodus +110

Muchas veces, los sitios repletos de magia se encuentran en los espacios que recorremos a diario, sin percatarnos. Ejemplo de ello es el bosque de Chapultepec, un pulmón verde en la CDMX que ha representado la infancia de diversas generaciones. Es un destino divertido, lleno de cultura, historia y monumentos increíbles, como lo es su fascinante castillo. Sin embargo, como todo rincón mágico, guarda sus secretos.

Adentro de este bosque se encuentra la Cueva de Cincalco, tan oscura que se ha ganado la fama de ser “la puerta al inframundo”. Esta caverna funge como escenario en múltiples leyendas, por lo que hoy te contamos las más populares. ¡Quédate para descubrirlas!

LEE TAMBIÉN: La escalofriante leyenda de un bebé abandonado en Orizaba

imagen

¿Dónde queda? ¿Puedo visitarla?

En la primera sección del inmenso Chapultepec se encuentra un audiorama, un espacio diseñado para que las personas puedan estar en contacto con la naturaleza, lejos del ruido y el estrés de la ciudad. Cuenta con un antiguo ahuehuete con más de 300 años, y puedes acudir aquí de martes a domingo, para despejar tu mente, leer un libro, escuchar música, o la actividad que más te ayude a relajarte.

Es en este espacio tan bonito donde se encuentra Cincalco, o “casa de mazorcas”. Hace algunos años se podía entrar a la cueva, pero en la actualidad su entrada se encuentra restringida para evitar cualquier accidente, debido a las condiciones de la caverna. Eso sí, los trabajadores del lugar a menudo colocan en ella una vela encendida, como una ofrenda para los difuntos… en caso de que las leyendas sean reales.

LEE TAMBIÉN: Tlahuelpuchi, las vampiras tlaxcaltecas

imagen

Un portal a lo desconocido

Los registros más antiguos que se tienen de este lugar, nos hacen saber que la Cueva de Cincalco era sagrada para nuestros ancestros. No importa qué versión sea, todas las leyendas prehispánicas alrededor de ella coinciden en que se trata de un portal que dirige hacia otro universo. Algunos pensaban que al cruzarla llegarías al Mictlán, el inframundo mexica, donde las almas consiguen el descanso eterno después de perder la vida terrenal. Eso sí: antes de llegar a este paraíso, debían pasar por nueve regiones llenas de retos. ¡Descubre la leyenda completa aquí!

Otros creían que Cincalco era el acceso directo al Tlalocan, el paraíso del dios Tláloc. La mitología indica que de aquí surgía toda el agua destinada a los mortales, y era un espacio libre de cualquier sufrimiento. Como podrás notarlo, se trataba de otro lugar paradisíaco para las almas en busca de descanso, con arroyos y manantiales.

Una tercera teoría nos cuenta que, al adentrarte a la caverna, encontrarías grandes tesoros, aves de plumas preciosas, pirámides de jade, mazorcas de oro. Sin embargo, esta última se encuentra ligada con otro hermoso mito.

imagen

La historia de Huémac

Hace mucho tiempo, los toltecas habitaron este bosque sagrado. Su último gobernante se llamaba Huémac, quien amaba los juegos de pelota. Un día, éste decidió apostar con los tlaloques –los sacerdotes del dios Tláloc– por el resultado de un juego… ¡y ganó! Como premio reclamó piedras de jade y plumas de quetzal, pero estos hombres creyeron que no era una compensación tan valiosa. En cambio, le entregaron mazorcas de maíz.

Huémac, por supuesto, estaba indignado, por lo que despreció el regalo, que para él carecía completamente de valor. Debido a su arrogancia, los tlaloques sentenciaron al pueblo tolteca a sufrir cuatro años de sequía, una catástrofe que sí sucedió. Los habitantes del lugar se morían de hambre, pues sus tierras se habían vuelto infértiles.

Entonces el líder de los toltecas retornó arrepentido, implorando el perdón de los tlaloques, quienes lo recibieron con maíz. Huémac había aprendido la lección: el alimento es mil veces más valioso que las joyas y los lujos. Sin embargo, aunque las tierras volvieron a ser prósperas, él cargaba en su consciencia la muerte y el sufrimiento de muchos pobladores, por lo que se adentró a la Cueva de Cincalco para fallecer de hambre allí también.

Es una fábula triste ¿verdad? ¿Qué opinas acerca de este lugar? ¿Ya lo has visitado? ¿Conocías todas sus leyendas? ¡Cuéntanos tus impresiones en la sección de comentarios!

¡DESCUBRE OTROS LUGARES EN MÉXICO LLENOS DE LEYENDAS!

El niño panteonero de Momoxpan

De pesadilla: Lecumberri y sus fantasmas 

El señor del veneno, un extraño milagro

8 leyendas de la Laguna de Alchichica

imagen



Búscanos en redes sociales